sábado, 28 de marzo de 2009

Hay una salida a la crisis

Nos encontramos en el inicio de la crisis mas grave y profunda del capitalismo desde los años 30, los economistas burgueses que en los últimos años negaban la posibilidad de una nueva recesión ahora se los ve desesperados e impotentes dando manotazos de ahogados para poder frenar el impacto de la crisis capitalista.
Todos los pronósticos de la burguesía son sombríos, los dueños de los millones están desesperados porque la orgía especulativa se ha terminado.


Donde antes había euforia por las ganancias que parecían no tener fin ahora hay pesimismo y preocupación.
La bestia que han alimentado durante años se ha desatado y promete con comerse las jugosas ganancias que amasaron durante los últimos años.
Se sienten ahora un aprendiz de brujo que no puede controlar las terribles fuerzas que ha conjurado.
El mundo se encuentra ante una gran amenaza según diversas estadísticas. La Oficina internacional del Trabajo (OIT) ha informado que se prevén que unas 50.000.000 (50 Millones) de personas pasen a engrosar el ejercito de desocupados. En el mismo informe la OIT informa que a raíz de la crisis el numero de trabajadores pobres (trabajadores que no poseen ingreso suficiente para mantenerse a si mismo y a su familia) aumentaría significativamente hasta alcanzar los 1.400 millones, por lo cual el 45% de los trabajadores del mundo se encontrara en situación de pobreza.
Por otro lado la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación informo que producto de la crisis capitalista solo en América Latina 55 millones de personas sufrirán hambre y unos 400.000 niños mas, respecto a 2007, morirán por falta de alimento.
Esto resulta una paradoja, ya que la crisis no es más que una crisis de sobreproducción. Esto significa que la anarquía de la economía capitalista, donde la producción de mercancías se hace sin planificación alguna, produce tanta cantidad de productos que no hay quien las compre.
De repente se encuentran con que hay demasiados autos, demasiadas casas, demasiado petróleo, demasiado acero, demasiado cemento, demasiada comida y no hay nadie capaz de poder comprarla.
La gente se muere de hambre porque hay demasiada comida.


Las causas de la crisis capitalista no hay que buscarla en argumentos moralistas como la avaricia de los empresarios (que por cierto son muy avaros) o la usura de los bancos (que por cierto son muy usureros) ni en la irresponsabilidad de los corredores de bolsa de wall street (que por cierto son muy irresponsables), si no mas bien hay que buscarla en el propio corazón del sistema capitalista.
En el sistema de producción capitalista los empresarios, empujados por la competencia, se ven obligados a producir cada vez mas, sobreexplotando a sus trabajadores para obtener mas ganancias (mas venden - mas ganan) el mercado los empuja a mejorar su aparato productivo para poder producir mas y a menor costo permitiendo ofrecer en el mercado un precio mas bajo que su competidor y por lo tanto ganar una porción mas grande de mercado lo que representa mayores ganancias.
En esta desesperada carrera por llenarse los bolsillos a costa de los trabajadores los empresarios producen y producen persiguiendo más y más ganancia, creyendo que los mercados son infinitos y podrán absorber eternamente sus mercancías.
Claro que tarde o temprano se dan con la pared cuando se produce una crisis de sobreproducción debido a la saturación de mercancías que hay rondando en el mercado.
Esto es lo que esta pasando actualmente, solo que agravado debido a que durante años las instituciones financieras bombearon créditos incesantemente estimulando el consumo de manera ficticia lo que agravo aun mas la crisis.
O sea le prestaron plata a la gente para que siga comprando y consumiendo mercancías de manera frenética, esto mantuvo los mercados abiertos durante un tiempo pero de una manera artificial pateando la crisis para más adelante y haciéndola mas profunda aun. Pero lo bueno dura poco dicen algunos.
Mas tarde que temprano llego el momento en que se dieron cuenta que las personas a las que les habían prestado su dinero no podrían pagar sus deudas por lo tanto las ganancias que habían echo en los últimos tiempos se esfumaron en el aire, provocando que empresas que valían miles de millones pasaran a valer unos pocos dólares.
Esto es una clara muestra de que la crisis económica es una crisis del capitalismo en su conjunto y no una situación casual o aislada.
Es el carácter anárquico de la producción el responsable de que la economía oscile en un ciclo de Boom y Recesión, el problema es que cada vez los booms económicos son más cortos y las crisis o recesiones son cada vez más violentas y prolongadas amenazando a millones de personas en el mundo.
Este comportamiento del capitalismo fue estudiado de manera científica por Karl Marx en su obra maestra "El Capital"

Hoy la burguesía se encuentra shockeada, dejaron atrás la euforia para reemplazarla por el pánico.
Desesperados como quien busca un salvavidas en un naufragio la burguesía busca una solución para poder mantener sus ganancias y sus privilegios lo que implica que la crisis, que ellos provocaron, la paguemos nosotros.
Años atrás la crisis hubiese sido resuelta con una guerra mundial, como sucedió con la segunda guerra mundial.
En época de crisis las relaciones entre las distintas burguesías nacionales entran en un estado tensión por el reparto del mercado, se da la situación de que el pastel es muy chico y hay muchos con ganas de repartirse la torta. Por lo tanto la burguesía más fuerte opta por destruir a la más débil para destruir sus fuerzas productivas y arrebatarle mercado donde colocar sus mercancías. Esta fue la forma en que los poderosos resolvieron la gran depresión de los años 30 arrastrando al mundo a la segunda guerra, provocando una feroz carnicería interimperialista que regó al mundo entero de sangre trabajadora.
Hoy por hoy la idea de una guerra de semejantes dimensiones esta prácticamente descartada, el rearme nuclear de varios estados alrededor del mundo hace que la burguesía no contemple la vía de una gran guerra como una solución ya que podría provocar una catástrofe de enorme dimensión que amenazaría la existencia misma de la vida. Y por otro lado ninguna otra burguesía tiene el poderío militar suficiente como para desafiar el dominio Norteamericano
Aunque es probable que haya guerras locales en algunos puntos del globo.


La solución que por ahora vislumbra un sector de la clase dominante, con Obama a la cabeza, es llevar adelante medidas similares a las utilizadas por el ex presidente Norteamericano Roosevelt, a raíz de la gran depresión del 30, conocidas como New Deal.
Y aquí es donde debemos preguntarnos ¿Soluciono el New Deal la crisis capitalista del 30?
La respuesta es NO, solo la segunda guerra mundial permitió al capitalismo reacomodarse. De echo el New Deal se mostró incapaz de amortiguar las contradicciones del capitalismo (Luego de aplicadas las medidas de Roosevelt el desempleo seguía en tasas altísimas debido a que el New Deal fue insuficiente para activar la inversión productiva).


Hoy la burguesía se encuentra en un laberinto sin salida, cualquier camino que tome conducirá a una pared.
Si deciden no intervenir en la economía bombeando cifras siderales a los bancos y grandes empresas en quiebra habría una recesion profunda que provocaría un desempleo aun mas masivo preparando el caldo de cultivo para un estallido social.
Por otro lado si eligen el fracasado camino Keynesiano de utilizar miles de millones para mantener a flote a las instituciones financieras y productivas crearan deudas públicas de proporciones gigantescas que impedirán cualquier recuperación a futuro y que provocaran un violento recorte al gasto social.
Como podemos ver no hay solución para la crisis económica dentro de los marcos del capitalismo, no podemos curar una enfermedad suministrándole veneno al enfermo.
Tome el camino que tome la burguesía es claro que el peso de la crisis va a caer sobre las espaldas de los trabajadores y del pueblo pobre mediante desocupación, devaluación, congelamiento salarial, inflación, etc.
La única manera de superar esta crisis es que el conjunto de la clase trabajadora se organice políticamente, superando la organización sindical y luche para transformar radicalmente la sociedad.
Es urgente poner en marcha un partido de los trabajadores que se oriente en perspectivas al socialismo, significando esto la expropiación del conjunto de la burguesía.
Solo quitando las garras de los empresarios, los banqueros y los terratenientes del aparato productivo podremos tomar el control de la sociedad y parar en seco la crisis.
Acá no hay medias tintas, es la única solución favorable para los de abajo.
Expropiando las palancas fundamentales de la economía y puestas a funcionar bajo el control del conjunto de la sociedad podremos lograr una economía planificada en interés de las necesidades del pueblo.
Solo con la desaparición de la mezquina propiedad privada podrá realmente liberase el hombre del dominio ciego de la economía capitalista que tiene como único fin el lucro egoísta e individual de los que poseen los medios de producción.
El mundo produce mas del doble del alimento que necesita pero sin embargo gran parte de la humanidad vive sumida en el hambre y la miseria, para terminar con esta situación es necesario tomar en nuestras manos las fabricas, las tierras y ponerlas a producir para satisfacer las necesidades de la humanidad y no para llenarle los bolsillos a un empresario privado que lucra con el hambre.
La tarea parece difícil, y tal vez lo sea. Pero es la única solución viable, hoy más que nunca podemos citar a la revolucionaria polaca Rosa Luxemburgo: “La elección que tiene ante sí la humanidad es socialismo o barbarie”





0 Comments:

Publicar un comentario en la entrada